Un panal de dos metros y medio de largo se alzaba sobre Adriana Véliz y sus compañeros, enmudecidos ante un huracán de miles de abejas que volaban en todas direcciones y luchaban por defender su colmena.

Allí, protegida por un traje parecido al de un astronauta entre la vorágine de aguijones, Adriana pensaba en la belleza de esta especie y en todo lo que haría por salvarla. “Si los humanos fuéramos como las abejas, seríamos mejores personas”, cuenta Adriana a Univision Trends.

Esta veterinaria asentada en la colonia San Miguel Chapultepec, en Ciudad de México, es la creadora de Efecto Colmena, un grupo de siete personas dedicado a rescatar panales y a conservarlos en un entorno más favorable. Su iniciativa nace de la necesidad de concientizar sobre la importancia de estos insectos en la agricultura y el medio ambiente, una especie que está en declive. “Busca abejas, no Pokemones”, señala un cartel difundido por el la agrupación.