Uno de los sobrinos de la familia presidencial venezolana trató de realizar un negocio rápido de cocaína porque su “madre” necesitaba dinero para su campaña política, según una transcripción recién publicada de una conversación que tuvo con un informante de la DEA.

Efraín Campo, de 29 años, también dice en la grabación que “estamos en guerra” con los estadounidenses y se ríe cuando dice que en Venezuela encarcelan a los líderes opositores, según la transcripción, presentada en un tribunal federal de distrito en Nueva York.

ACUSAN A HONDUREÑO SOLICITADO POR NARCOTRÁFICO EN EEUU Y VINCULADO A SOBRINOS DE MADURO

En el momento de la conversación, la tía de Campo, Cilia Flores, casada con el gobernante venezolano Nicolás Maduro, se había postulado a un escaño en la Asamblea Nacional. Campo se refirió a ella como su madre.
“Necesitamos el dinero”, dijo Campo, según la transcripción. “¿Por qué? Porque los americanos nos están dando duro con el dinero. ¿Entiendes? La oposición … está recibiendo mucho dinero”.

La transcripción de la conversación en octubre es la primera prueba que se da a conocer en el caso federal de confabulación para traficar drogas que establece una relación directa entre Campo, su primo y coacusado, Francisco Flores, de 30 años, y el presidente venezolano y su esposa.

Campo y Francisco Flores enfrentan cargos de confabularse para introducir 800 kilos de cocaína a Estados Unidos. El caso, que ha agregado tensión a la ya problemática relación entre Caracas y Washington, debe ir a juicio el 7 de noviembre.

ACUSACIONES DE NARCOTRÁFICO EROSIONAN SOSTENIBILIDAD DE MADURO

En el momento en que Campo habló con el informante de la DE, el gobierno de Maduro trataba desesperadamente de mantener el control sobre la Asamblea Nacional. En una dramática elección dos meses después, la oposición venezolana consiguió el control del parlamento en medio de expectativas de que eliminaría decisiones tomadas por el gobierno de Maduro, quien desde entonces ha obstaculizado la capacidad del foro para aprobar leyes.

No fue posible contactar de inmediato al abogado de Campo para que comentara al respecto.

Según la transcripción, las palabras de Campo a la fuente confidencial indican, al menos desde su punto de vista, que el gobierno de Maduro estaba preparado para hacer lo que fuese necesario para mantener el poder, incluida la encarcelación de opositores.

“Allá los encarcelamos”, dijo Campo. “Los condenamos a 15 años de prisión”.

Campo no dijo a quién se refería, pero una figura opositora, Leopoldo López, graduado de la Universidad de Harvard y ex alcalde de una zona acaudalada de Caracas, fue arrestado y sentenciado a casi 14 años de prisión antes de las elecciones, bajo cargos de incitar a la violencia en manifestaciones antigubernamentales, que dejaron 40 muertos.

EVIDENCIA IMPLICA A LA FAMILIA DE MADURO EN LA ACUSACIÓN DE NARCOTRÁFICO DE SOBRINOS

Esa cercana relación entre el acusado y la familia presidencial ha sido una de las partes más dramáticas del complejo caso de drogas. Cilia Flores, abogada y líder en la Asamblea Nacional, acusó a agentes federales estadounidenses de secuestrar a su sobrino.

La defensa ha tratado de presentar a Campo y a su primo como víctimas de un plan de Estados Unidos contra el gobierno de Venezuela y ha afirmado que los acusados no tenían los conocimientos ni la capacidad de llevar a cabo transacciones tan complejas.

En una supuesta confesión a agentes de la DEA después de su arresto, Campo trató de retractarse de lo que había dicho al informante sobre la financiación de la campaña de Flores a la Asamblea Nacional.

“Yo sé que dije eso, pero en realidad [el dinero] era para mí”, dijo Campo, según la declaración.

DURO GOLPE A LA DEFENSA DE LOS SOBRINOS DE CILIA FLORES

De acuerdo con documentos del tribunal dados a conocer anteriormente, Campo dijo que él y su primo planeaban conseguir cocaína de manos de rebeldes colombianos. Al preguntársele por qué participó en el trato, Flores supuestamente dijo: “Para ganar dinero”. Flores agregó que el acuerdo tenía un valor de $5 millones, de los cuales esperaba recibir $560,000, según los fiscales.