Es el último parte médico del expresidente israelí, de 93 años, ingresado el martes en el hospital Sheba de Tel Aviv, tras sufrir una hemorragia cerebral masiva.

“Puedo decir que todavía se encuentra en un estado crítico, estable, pero podemos ver alguna mejoría. Simon Peres está consciente algunos momentos y está despierto. Estamos intentado reducir la sedación para poder evaluarle y eso es una buena señal”, declaraba el doctor Itzik Kreiss, director del centro médico Sheba.

El lunes de la semana pasada al político laborista y premio Nobel de la Paz se le colocó un marcapasos, después de sufrir varios incidentes cardiovasculares en el último año.

Veterano de la política en Israel, presidió el país entre 2007 y 2014, en dos ocasiones ocupó el cargo de primer ministro y el de primer ministro interino y fue doce veces ministro en sus más de seis décadas de trayectoria política.