Mientras el mundo lloraba la muerte del “Divo de Juárez” y estrellas como la actriz y cantante Lucía Méndez se quebraba a través del teléfomo cuando le preguntában sobre lo que sentía por la lamentable pérdida, aquí en Los Ángeles, la fanaticada comenzaba a reunirse en el Paseo de la Fama de Hollywood, donde Juan Gabriel llegó a tener su estrella en el año 2002.

Flores, velas, cruces y mucho llanto fue lo que se podía observar a los alrededores de la estrella de este cantautor que se encuentra inmortalizada en la cuadra 7090 de Hollywood Boulevard.

Teresa Navas, una fiel seguidora de Juan Gabriel, que estaba de vacaciones en Los Ángeles, se veía muy afectada por la noticia, las lágrimas recorrían sus mejillas mientras hablaba de su ídolo. “Es impactante”, dijo con la voz quebrada esta fanática que confesó que en su vida el tema que más la ha tocado es “Amor eterno, porque es la que nos recuerda a los seres queridos que hemos perdido”, agregó Navas entre lágrimas sobre el mismo tema que Juan Gabriel le compuso a su madre luego de perderla y que más tarde asumiera como suyo y lo popularizara, la cantante española Rocío Dúrcal.

Navas comentó que durante todo el día estuvo viendo con su esposo videos del artista internet y mientras disfrutaba de ellos, recordaba “su sencillez, su amabilidad y la manera de cómo ayuda mucho a la gente”.

“Fue un hombre que sufrió mucho, vivió en un albergue donde lo dejaron, vivió un tiempo en la calle y hasta a la cárcel fue parar’, agregó.

Cerca del matrimonio Navas, estaba con los ojos rojos Lucy, residente de Pico Rivera y fanática de Juan Gabriel desde que estaba en la preparatoria. “Siempre lo seguimos mi hermana y yo y la verdad yo quería boletos para verlo en diciembre, pero no se pudo. Siempre iba a verlo cada año y cuando recibió estrella aquí estaba yo”, expresó llorando y recordando su tema favorito “Querida” y la visita que hizo al famoso “Noa,Noa”, a Ciudad Juárez y a todas las casas de su ídolo.

Mientras algunos lloraban, otros miraban con dolor la estrella y al fondo se podía escuchar a sus cantando a viva voz el clásico “Amor eterno”.

Verta Ayala, quien se describía como una gran fanática del artista dijo “que el mundo pierde a una gran persona, cantante y compositor. Es una pena muy grande y estamos muy tristes todos. El mundo está de luto”, dijo con sus gafas oscuras para ocultar sus ojos rojos.

Pablo Levy, quien estaba de visita en Los Ángeles desde San Diego, también aprovechó para despedir a través de su estrella al intérprete de “No vale la pena” y “Asi fé”. “Es una pérdida muy grande para todo México y el mundo porque era un artista muy especial porque su música se sentía en el corazón”, expresó Levy de ascendencia mexicana.

Mientras esto ocurría en Hollywood, en la Ciudad de México se anunciaba que el Palacio de Bellas Artes estaría a disposición de la familia de Juan Gabriel, en caso de que aceptaran que sea en ese recinto, donde muchas veces triunfó el artista, que sirva como sede para realizarse el homenaje..

El secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, informó que el presidente Enrique Peña Nieto le había solicitado abrir el inmueble para los honores al cantante fallecido este domingo en su residencia de Santa Mónica, California de aparentes causas naturales.

“El presidente me ha instruido abrir las puertas del Palacio de Bellas Artes para un homenaje a Juan Gabriel, si así lo decide su familia”, publicó el funcionario en sus redes sociales.