Recuperó temperatura el campeonato de Fórmula 1 sobre el final del verano europeo. Nico Rosberg (Mercedes) ganó de punta a punta el Gran Premio de Italia y quedó a sólo dos unidades de su compañero de equipo (250 contra 248), el británico Lewis Hamilton, quien logró reponerse de una muy mala largada y llegó segundo gracias a una mejor estrategia de carrera que el de Ferrari.

Una pesima partida retrasó a Hamilton hasta el sexto lugar, y le dio vía libre a Rosberg, su compañero de equipo, quien aguantó el ataque de Sebastian Vettel (Ferrari) en la primera curva y comenzó a alejarse. El tercer lugar quedó en manos de Kimi Raikkonen (Ferrari) y luego se encolumnaron Valteri Bottas (Williams), Daniel Ricciardo (Red Bull) y el inglés campeón del mundo, quien eligió ser cauteloso y prolijo en el medio del pelotón para evitar cualquier tipo de roce que pusiera llegar a complicarlo para el resto de la competencia.

Hamilton dejó atrá a Ricciardo en la segunda vuelta y, sin lucha por las tres primeras posiciones, lanzó su ataque sobre el Bottas. En la undécima vuelta, DRS mediante, se quedó con el cuarto lugar al final de la recta principal. Segundos más tarde, el inglés transmitió a su box su preocupación por la rápida degradación que mostraban sus neumáticos traseros, algo que le impedía igualar el ritmo de carrera que llevaba su compañero, con registros entre medio y un segundo más lentos.

En la vuelta 16, Raikkonen hizo su primer paso por boxes para cambiar neumáticos y una vuelta más tarde lo hizo Vettel, que estuvo a punto de perder la posición con su compañero de equipo por una demora de los mecánicos en el reemplazo del neumático delantero izquierdo. Con el segundo puesto en la mano, Hamilton limó algunos segundos con respecto a Rosberg, pero no mucho más que eso. Mientras tanto, ambos Mercedes estiraron sus respectivas detenciones hasta las vueltas 24 y 25, en una estrategia de una parada que al final resultó clave para quedarse con el 1-2.

La mitad de la competencia encontró a los mismos seis primeros de las vueltas iniciales, pero con Hamilton dispuesto a subirse al podio. Con neumáticos frescos, bajó el récord de vuelta y comenzó el ataque sobre Raikkonen.

Una nueva parada (Vettel en la 34 y Raikkonen en la 35) dejó a las Ferrari detrás de Hamilton, mientras Rosberg se mantenía firme adelante y Ricciardo trataba de acercarse a Bottas en el quinto lugar. El inglés pasó de largo en una chicana en la vuelta 41 y perdió un par de segundos con Vettel, quien estaba 14 segundos atrás y necesitaba una detención del Mercedes si quería volver al segundo lugar.

Desde el cuarto lugar, Raikkonen hizo el récord de vuelta en la 42 y repitió en la 43. Y en la 47 Ricciardo dio el golpe ante Bottas con una fantástica maniobra que le valió el quinto lugar.

Pero no hubo espacio para más. Rosberg tuvo una oportunidad y no la dejó pasar. Su victoria en Monza, sumada al segundo lugar de Hamilton completaron la fiesta de Mercedes, que consumó un nuevo triunfo sobre Ferrari