Afuera, en la plazoleta de Plaza Mayor en Medellín, se congregaron los partidarios del Sí y del No a discutir los argumentos que los llevarán a votar este 2 de octubre en el plebiscito.
Decenas de personas convocadas por el uribismo se sentaron frente a frente a debatir con argumentos y respeto; mientras tanto, en los pabellones azul y blanco de ese centro de convenciones las centrales obreras más importantes del país estaban alistando todo para recibir al expresidente de Uruguay José “Pepe” Mujica.

Al iniciar su discurso, ovacionado y con todo el público de pie, el exmandatario aseguró que “es muy serio lo que está en juego”, este es el momento más importante de Colombia, en el que podrá pasar de la prehistoria de la guerra a la civilidad del debate de las ideas.
“Yo vengo de la guerra, conozco la oscuridad de los calabozos y la clandestinidad”, recordó, “nací en una generación que soñó con cambiar el mundo, pensamos que era sencillo y nos equivocamos”, acudiendo a su pasado guerrillero.

Pero más adelante concretó: “Yo fui presidente de mi país no por haber sido guerrillero, sino porque cuando salí (de la cárcel) me rompí el alma por mi pueblo”, con el objetivo de desmitificar aquello de que las Farc muy pronto podrían tomarse el poder.

Los retos

El hombre no debe ser cazador del hombre

Mujica advirtió que Colombia tendrá que luchar con la deuda que tiene con el campo, “la situación de los 12 millones de campesinos olvidados está en juego. Qué rica es Colombia, cuánto tiene Colombia para darle al mundo”.

Y agregó que la guerra tiene que ser contra la pobreza, la miseria, la falta de educación y el hambre, “el hombre no debe ser cazador del hombre”.

Los dirigentes sindicales que invitaron al expresidente Mujica expresaron su total respaldo al acuerdo de paz, “lo que no quiere decir que estemos apoyando la política del presidente Juan Manuel Santos”, aclaró Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT.

“3.300 sindicalistas asesinados y 8 millones de víctimas son razones suficientes para decirle Sí a la paz”, declaró Gómez. Durante su visita a Medellín, Mujica también se reunió con el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, quien le preguntó sobre el futuro de los desmovilizados. El expresidente uruguayo contestó que a los reincorporados hay que ponerlos a trabajar, porque “es más fácil hacer un doctor que un campesino”.