En un momento en el que el Estado Islámico -el califato creado en Siria e Irak, también conocido como el ISIS- está perdiendo terreno frente a la coalición internacional liderada por Estados Unidos, empezaron a circular hipótesis sobre posibles escenarios en la región.

Uno de los análisis más detallados, publicado en The Washington Post, advierte: el fin de la guerra contra el Estado Islámico podría marcar el comienzo de otros conflictos.

La nota, firmada por Liz Sly, enumera 10 conflictos que podrían empezar en los próximos meses o años. La razón de la futura inestabilidad de la región es que la estrategia estadounidense para derrotar a ISIS se basó en pactar el apoyo de aliados regionales y grupos armados locales.

El problema de esta estrategia es que estos mismos grupos, aunque consideren el Estado Islámico como un enemigo, están a su vez enemistados entre ellos, en la mayor parte de los casos porque reivindican áreas del mismo territorio ahora ocupado por el grupo terrorista.

Los mapas que aparecen periódicamente sobre la “situación en Siria” sirven muestra la complejidad de las disputas territoriales entre estos grupos.

Los posibles conflictos son los siguientes:

1. Los kurdos (aliados de los estadounidenses) contra las fuerzas árabes (apoyadas por Turquía)

Según Sly, ésta es una guerra que ya empezó. El gobierno turco está preocupado por la creciente influencia de los kurdos -desde siempre enemigos de Turquía, pero hoy aliados de EEUU- en el noroeste de Siria. También los árabes sirios (principalmente el rebelde Ejército Libre Sirio, aliado de Turquía) están en contra de la expansión de este grupo.

Hace dos semanas, Turquía intervino por primera vez directamente en el conflicto sirio: el objetivo de Ankara era tanto el Estado Islámico como los kurdos. Desde ese momento, además, entre kurdos y las fuerzas árabes iniciaron intensas batallas: EEUU le pidió a ambas partes que se detengan, pero no está claro cuan eficaz puede ser la iniciativa.

2. Los turcos en contra de los kurdos sirios

Este conflicto, según The Washington Post, se parece al primero, pero de mayor magnitud. Turquía incursionó en un área de Siria ocupada por el Estado Islámico, pero Ankara está preocupada por el Estado no oficial que está naciendo más al este, cerca de la frontera, donde los kurdos ya proclamaron una región autónoma. Como consecuencia, Turquía está construyendo un muro en la zona. La conclusión es que una invasión directa de Turquía no puede ser descartada.

3. Los kurdos sirios contra el gobierno sirio

El presidente sirio Bashar al Assad en un recorrido en la ciudad de Daraya El presidente sirio Bashar al Assad en un recorrido en la ciudad de Daraya
El régimen de Bashar al Assad se siente amenazado por las ambiciones territoriales de los kurdos (uno de los más grandes grupos étnicos del mundo sin estado propio). Algunos enfrentamientos se registraron en zonas donde están presentes soldados de ambas partes, hasta que entró en vigor una tregua. Sin embargo, las aspiraciones kurdas chocan con el objetivo del presidente sirio de reafirmar su soberanía sobre todo el territorio.

4. Estados Unidos contra Siria

Este conflicto pudo haber empezado varias veces durante estos cinco años de guerra en Siria (Estados Unidos, junto con Francia y Gran Bretaña, estuvo a punto de intervenir en agosto de 2013). Por el momento este escenario parece improbable, pero hay algunos frentes abiertos que podrían motorizarlo, como los grupos rebeldes que apoya Washington.

5. Turquía contra Siria

La intervención turca en Siria estuvo hasta ahora dirigida contra el Estado Islámico y los kurdos. Turquía mejoró además su relación con Rusia e Irán, los principales aliados de Al Assad. Si la guerra contra el Estado Islámico tuviera éxito, sin embargo, las fuerzas turcas chocarán contra el frente del gobierno cerca de la ciudad de Alepo, y las cosas podrían complicarse.

6. Kurdos iraquíes contra el gobierno de Irak

Los kurdos iraquíes se trasladaron a zonas que estuvieron bajo el control del gobierno iraquí y se encuentran ahora en manos del Estado Islámico. El gobierno de Irak expresó la voluntad recuperar esos territorios, una vez expulsado el ISIS. Los kurdos, por su parte, ya anunciaron que no renunciarán a ninguno de las áreas conquistadas hasta ahora.

7. Kurdos iraquíes contra las milicias chiitas

La alianza entre las milicias chiítas -en su mayoría apoyadas por Irán- y los kurdos, contra una enemigo común, el Estado Islámico, está dando paso a una confrontación armada entre ambos bandos. En la ciudad de Tuz Khormatu, ya se registraron enfrentamientos entre milicianos chiítas y peshmerga, como se denominan a las fuerzas kurdas, que podrían agravarse después de la derrota del ISIS.

8. Kurdos contra kurdos

Se trata de una escenario complicado, aunque no improbable. A pesar de compartir una misma ambición -tener un estado propio, el Kurdistán-, los kurdos no conforman un grupo unido. Es el caso de los kurdos de Irak divididos en dos facciones que en los años 90 se enfrentaron en una sangrienta guerra civil: uno de los dos bandos es un férreo enemigo de los kurdos que controlan el norte de Siria, mientras que el otro es aliado. La posibilidad de conflictos entre kurdos es real, tanto en Siria como en Irak.

9. Árabes sunitas contra chiítas y/o kurdos

En Irak, muchos pueblos de mayoría sunita fueron conquistados por grupos kurdos o chiítas. Estos fueron bien recibidos, por lo general, y coincidieron en aunar esfuerzos para expulsar al Estado Islámico. Pero también fueron registrados abusos, como detenciones masivas y desplazamientos forzados. Sin una verdadera reconciliación, podría haber nuevas rebeliones sunitas.

10. Lo que queda del Estado Islámico contra todos

El Estado Islámico controla todavía gran parte del territorio en Siria e Irak, y las ofensivas contra sus dos capitales, Mosul y Raqa, no comenzaron debido a las divisiones en la alianza anti-ISIS.

Los conflictos no resueltos podrían causar inestabilidad a largo plazo en la región. Además, según considera The Washington Post, la actual intervención militar carece de soluciones políticas al caos que permitió en un primer momento el desarrollo del Estado Islámico. Si la guerra actual diera lugar a otros conflictos, el ISIS podría incluso sobrevivir.