????????????????????????????????????

Cerrado hace ocho meses, sin visitas ni personal de seguridad que lo cuide, el Mausoleo sigue siendo objeto de investigación. El juez Sergio Torres, que instruye la causa sobre la construcción, mantenimiento y administración del edificio donde descansan los restos de Néstor Kirchner, busca a su arquitecto Sebastián Elizate.

El magistrado quiere tomarle declaración testimonial y conocer de quién recibía órdenes para la construcción, quién o quiénes fueron los responsables de pagarle, los detalles técnicos de las obras y su presupuesto, entre otros temas.

Después de tres allanamientos en búsqueda de documentación para determinar quién financió la construcción del Mausoleo de Néstor Kirchner y de dónde provinieron los fondos para su mantenimiento durante estos años, el magistrado apuntó al arquitecto. Pero aún no confirmaron su citación.

Fuentes judiciales aseguran que no logran ubicarlo. La construcción del imponente edificio de once metros de altura, estuvo a cargo de Austral Construcciones -empresa insignia de Báez-. Y Elizate, según pudo saberClarín, una vez concluida el trabajo se habría vuelto a Misiones. “Y nunca más se contactó con nadie del sur”, señalaron desde el entorno del empresario K preso.

Lázaro Báez siempre dijo que se inspiró en varias tumbas –entre ellas la de Napoleón– antes de decidir el trazo grueso del Mausoleo del ex Presidente. Para el diseño de los planos y la dirección de la obra eligió a un arquitecto de la provincia de Misiones, que ahora es buscado por la Justicia. Antes las sospechas de irregularidades, el Juzgado de Torres quiere más detalles al respecto: quién pagó el trabajo realizado, de quién o quiénes provenían las órdenes durante la obra,cuánto dinero percibió por la construcción del imponente edificio.

La causa se inició tras una denuncia de la entonces diputada Patricia Bullrich y el Juzgado investiga si el gobierno de Santa Cruz, cumpliendo con un Decreto firmado por el entonces mandatario provincial Daniel Peralta, destinó fondos estatales para la construcción del Mausoleo que levantó Austral. A su vez, intentan especificar quién se ocupó estos años del mantenimiento y administración del edificio construido de pórfido patagónico, y cómo se financió esto.

La Municipalidad de Río Gallegos fue la responsable, por medio de una Ordenanza que está en manos del Magistrado, de ceder el terreno donde se construyó el edificio donde descansan los restos del ex Presidente. Esta documentación está en manos del juez Torres, junto a otros expedientes encontrados en las oficinas de Austral durante los allanamientos que ordenó el juez Sebastián Casanello en la causa de la Ruta del Dinero K.

La construcción del Mausoleo selló otra época y relación entre la familia Báez y los Kirchner. Fue un “regalo” que Báez le hizo al “santacruceño que cambió la Argentina” como versa la placa inaugural. El ex Presidente le había “regalado”, a su vez, miles de millones de pesos en obra pública.

El edificio de pórfido patagónico con pisos de piedras volcánicas permanece cerrado hace meses después que el empresario K retiró su personal de seguridad y maestranza del lugar. Todos ellos, alrededor de diez trabajadores, integraban la nómina de Austral Construcciones. “Pero los fines de semana teníamos que usar traje para recibir a la gente”, contó a Clarín un ex trabajador de la empresa.

La ausencia del personal quedó a la vista, ya nadie cuida durante las 24 horas del Mausoleo que sobresale en el sencillo cementerio de Río Gallegos. Sin embargo, el edificio cuenta con un complejo sistema de cámaras de seguridad en los cuatro extremos del techo como en su interior. La ex Presidenta podía supervisar las cámaras por wi – fi.

Para acceder al lugar se debían cumplir con cierto protocolo: no se podía ingresar con celulares, cámaras fotográficas, ni anotadores. En su interior y durante el recorrido, dos personas controlaban constantemente a quienes permanecían adentro. Otras épocas.

Lázaro Báez, preso hace cinco meses por lavado de dinero, se desligó por completo del Mausoleo, enviándole con su jefe de Seguridad la llave a Cristina Kirchner que debía hacerse cargo del mantenimiento del lugar hasta que los diputados del FPV convirtieron el edificio en “Monumento Provincial y Patrimonio histórico de Santa Cruz”.