El Estado de Nueva York abrió una investigación sobre la fundación de Donald Trump, el candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, debido a la sospecha de que la organización benéfica del magnate infringió la regulación de organizaciones benéficas, informaron las autoridades.

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, así lo señaló en declaraciones al canal de noticias estadounidense CNN.

La fundación del político republicano y multimillonario había sido criticada recientemente por haber “donado” 25.000 dólares en 2013 a la campaña de la fiscal general de Florida, Pam Bondi.

En esos momentos Bondi debía decidir si Florida se sumaba a las investigaciones de otros estados federales sobre una presunto fraude de la universidad Trump.

Finalmente Bondi decidió no participar de la investigación. El martes, los 16 miembros demócratas del Comité de Justicia en la Cámara de Representantes pidieron en una carta a la Secretaria de Justicia Loretta Lynch que investigue el caso por presunto soborno.

La agencia AP fue la primera en informar en junio de que Bondi había solicitado personalmente el dinero durante una llamada telefónica en 2013, después de que su oficina recibiera quejas de antiguos alumnos que afirmaban haber sido estafados por los seminarios del centro, que prometían enseñar cómo hacerse rico con rapidez en el negocio de los bienes raíces.

El cheque de la Fundación Trump llegó apenas unos días después de que la oficina de Bondi dijera a un periódico que estudiaba una demanda contra la Universidad de Trump presentada por el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman. La fiscalía de Florida nunca demandó a Trump, aunque Bondi niega que la donación estuviera relacionada con esa decisión.

El candidato republicano a la presidencia pagó después una multa de 2.500 dólares por el cheque enviado por su fundación, porque violaba una ley federal que prohíbe a las organizaciones benéficas hacer contribuciones políticas.

El diario “The Washington Post” informó además que Trump al parecer no donó tanto dinero propio para fines benéficos como ha venido asegurando. Además, financió gastos personales con el dinero de la fundación. Entre otros pagó 20.000 dólares por un retrato suyo de 1,8 metros.