¿Ayudan robots a fabricar su pizza? Si la encargó a Zume Pizza, de Silicon Valley, la respuesta es sí. La empresa, que empezó sus repartos en abril, utiliza máquinas inteligentes para hacerse con una porción del mercado multimillonario de las pizzas a domicilio.

Zume es una de las crecientes empresas de tecnología y alimentación que intentan transformar la industria de la restauración con software y robots que les permiten reducir costes, acelerar la producción y mejorar la seguridad de los trabajadores.

En su cocina comercial en Moutain View, una cinta transportadora lleva la masa de pizza por una línea en la que varias máquinas colocan la salsa, la extienden y colocan cuidadosamente la pizza en el horno.

Los expertos esperan un aumento de los procesos automatizados aumenten en las cocinas de restaurantes, pero no creen que los robots vayan a tomar el control en mucho tiempo porque siguen teniendo problemas con tareas irregulares que requieren finas habilidades motrices, juicio y gusto.