El jefe de Estado filipino, Rodrigo Duterte, calificó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de “hijo de puta” y advirtió a su homólogo de que no le pregunte sobre su controvertida campaña antidrogas, por la que ya murieron más de 2.000 personas en los últimos dos meses. El incidente fue registrado este lunes, pocas horas antes del encuentro previsto entre ambos mandatarios en Laos.

“Soy el presidente de un Estado soberano y hace mucho que dejamos de ser una colonia. No tengo amo alguno, salvo el pueblo de Filipinas”, dijo Duterte, quien en ocasiones anteriores insultó al papa Francisco y al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El mandatario dijo respecto de Obama: “Debe ser respetuoso. Y no sólo lanzar preguntas y comunicados. Hijo de puta, te voy a maldecir en ese foro”. “Nos vamos a revolcar en el lodo como cerdos si me hace eso”, agregó el filipino en una conferencia de prensa, antes de despegar hacia Laos para asistir a una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Obama llegó este lunes a Vientián, capital de Laos, y es el primer presidente estadounidense en visitar esa nación del sudeste asiático.

El mandatario, que llega desde China, donde participó de la cumbre del G20, permanecerá en el país por tres días en busca de dar por cerrado un capítulo oscuro en la historia de las relaciones entre las dos naciones.