sursudaneses

Casi un millón de sursudaneses, sobre todo mujeres y niños, han huido de la guerra civil hacia los países vecinos, donde viven en campamentos superpoblados y en condiciones muy difíciles, informó este lunes la ONU.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) subrayó las dificultades que sufren las agencias humanitarias de los países de la región para enfrentar un nuevo flujo de refugiados provocado por los combates sangrientos de Juba, a inicios de julio, entre las fuerzas del presidente Salva Kiir y las tropas leales al ex vicepresidente Riek Machar.

“Con refugiados que huyen por miles de Sudán del Sur, los países vecinos están en dificultades, bajo el peso conjunto de las nuevas llegadas y las operaciones (humanitarias) que se realizan con muy poco financiamiento” explica el ACNUR.

“Ya hay 930.000 refugiados (sursudaneses) en la región, y muchos llegan a engrosar esa cifra cada día”, añade ACNUR.

Tomando el ejemplo del nuevo campamento de Yumbe, en Uganda, previsto para recibir a 100.000 personas, el ACNUR explicó que tiene necesidad de financiamiento para “acelerar el traslado de más de 45.000 refugiados (a Yumbe) desde centros de recepción y tránsito completamente saturados”.

“Cuando una cantidad tan grande de personas vive en tal promiscuidad, la probabilidad de que una epidemia se declare es muy elevada”, alertó ACNUR.

Independiente desde 2011 luego de una guerra de más de 20 años con Jartum, Sudán del Sur está sumido en una sangrienta guerra civil devastadora desde 2013.