La policía egipcia carga el cuerpo de un migrante ahogado en el Mediterráneo el 22 de septiembre de 2016 en el puerto de Rosetta - AFP / Mohamed El Shahed

El balance del naufragio de un barco de pesca que transportaba a centenares de migrantes frente a las costas de Egipto se elevó al menos a 133 muertos tras descubrirse este viernes más cuerpos en el Mediterráneo.

Los supervivientes habían indicado que unos 450 migrantes se hallaban a bordo del barco de pesca que debía llevarlos a Italia cuando la embarcación viró de lado y comenzó a hundirse frente a las costas del puerto egipcio de Rosetta el miércoles.

“El balance de muertos del barco de inmigrantes ilegales que se ladeó frente a la costa de Rosetta alcanzó 133”, indicó el ministerio de Salud egipcio en un comunicado.
Las autoridades militares indicaron que habían rescatado a 163 personas y las operaciones de rescate continuaban.

Los socorristas indicaron que las operaciones de búsqueda se concentrarían en la bodega del buque, en donde, según los testigos, había 100 personas cuando el buque se ladeó.
Las autoridades arrestaron a cuatro sospechosos de ser los traficantes de seres humanos responsables de esta tragedia.

Este naufragio se produce unos meses después de que la agencia europea de fronteras, Frontex, advirtiera del creciente número de migrantes que intenta llegar a Europa zarpando desde Egipto en precarias embarcaciones.

Tras el cierre de la ruta de los Balcanes y el acuerdo hallado entre la Unión Europea y Turquía para frenar las partidas desde las costas turcas en dirección de las islas griegas del mar Egeo, los que buscan asilo o un futuro mejor en Europa se orientan hacia otros países, en particular en el norte de África, para alcanzar las costas europeas.

Los traficantes utilizan buques en estado calamitoso que sobrecargan de migrantes que pagan fortunas por el viaje.

El director de Frontex, Fabrice Leggeri, afirmó en junio que el cruce desde Egipto hacia Italia, que generalmente toma más de 10 días, era cada vez más popular.
Según la Organización Internacional de Migraciones (OIM), la mayoría de los supervivientes de este naufragio son egipcios.

Desde que comenzó la primavera (boreal), centenares de personas a bordo de embarcaciones precarias han sido rescatadas o interceptadas por los guardacostas egipcios.

Pero no había habido recientemente naufragios de esta magnitud.
Más de 300.000 migrantes y refugiados han cruzado en lo que va de 2016 el Mediterráneo para llegar a Europa, principalmente a Italia, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Esta cifra es netamente inferior a la registrada durante los primeros nueve meses de 2015 (520.000), pero es superior a la del conjunto de 2014 (216.054).
Más de 10.000 migrantes han muerto en el Mediterráneo desde 2014, de los cuales 3.200 desde que comenzó 2016, según ACNUR, que considera que este será el año “más mortífero” en este mar.

Casi todos los migrantes que cruzan el Mediterráneo -saliendo de las costas norteafricanas o de Turquía- intentan llegar a Grecia e Italia.